Archivo

Posts Tagged ‘exteriores’

Juanita “patas de alambre”

10 septiembre, 2016 Deja un comentario

balanegra_fotografia_juanita_pies_alambre01

Una reflexión poética sobre nuestros sueños y esperanzas.

Ya he publicado mi última sesión: “Juanita patas de alambre“, basada en un relato que publiqué hace tiempo, y que podéis leer en mi antiguo blog, en este enlace: Juanita patas de alambre en “cánticos del infierno”

 

Podéis verla ya en la web balanegra.com

Espero que os guste.

Anuncios

Próxima Sesión: Juanita “Patas de alambre”

10 agosto, 2016 Deja un comentario

Hace algún tiempo, escribí un pequeño cuentecillo en el blog “Cánticos del Infierno” titulado “Juanita Patas de alambre”.

Este cuento, que propone varios finales alternativos que basculan entre el éxito y el fracaso, se cuece entre nuestras esperanzas, nuestras expectativas, nuestros sueños, y nuestra confianza en conseguirlos y las oportunidades que se nos generan al creer en nosotros mismos.

Una bailarina profesional ha colaborado conmigo para ayudarme a recrear un capítulo no escrito de esta historia que comienza “bailando en la oscuridad”, en el patio trasero de “Juanita Patas de alambre”, para luego intentar continuar en un espacio en el que se siente bloqueada, tal vez por el recuerdo de alguien que ha perdido en el camino.

Os adelanto un breve esquema del guión que seguiré, y que en breve podréis ver en la web.

No cuento más para no desvelar el misterio…

guion_bailarina

 

 

Steampunk

29 noviembre, 2012 Deja un comentario

Steampunk

Tras un paréntesis sin publicar en internet, de nuevo una sesión de moda. Tenía ganas, porque disfruto enormemente cuando puedo vestir a las modelos con las aportaciones creativas de los diseñadores. En este caso, tengo la suerte de haber contado con Lady Aguja como estilista, con prendas de su propia factura para trasladarnos al retrofuturismo steampunk, además de la simpática y profesional Almudena P.D. como modelo, y repetimos con Raquel Álvarez a cargo del maquillaje. Como novedad realmente interesante, la inestimable colaboración de Ernesto, un gran amigo y director de cortos bajo la productora de MachinaVista Films, y cuyo excelente making of podréis ver aquí:

Como no podía ser de otra manera, disfrutamos enormemente. Tanto que no llegamos a la ubicación que tenía pensada, y nos quedamos en el camino… No revelaré el sitio definitivo porque todavía tengo en mente acabar la sesión en ese lugar, así que ahí lo dejamos para sorpresa en el futuro (espero que no muy lejano.)

Comenzamos la sesión en un túnel para luego continuar en una antigua máquina de tren que nos encontramos por el camino. La luz, como veréis en las fotos era escasa, así que usé un esquema con dos flashes simultáneos, uno de ellos con un CTO 1/4, y el otro en contra con un CTB 1/4 también.

En un momento determinado de la sesión comenzó a soplar un viento francamente fuerte, “microturbulencias de turbonada” me dijeron, o algo así, y tras doblarme dos veces el paraguas que usaba como reflector y cargarse las varillas tuvimos que improvisar nuevos esquemas de luz para poder acabar la sesión. ¡Qué frío pasamos… todos menos Almu, que iba bien vestidita! Nos reíamos porque comentábamos que normalmente la que pasa frío es la modelo, y no el resto del equipo!

La inspiración poética la encontré esta vez en una estrofa de un poema de Alejandra Pizarnik, sacado de su libro “Árbol de Diana”:

ella se desnuda en el paraíso de su memoria
ella desconoce el feroz destino
de sus visiones
ella tiene miedo de no saber nombrar
lo que no existe.”

Para finalizar, ya sabéis que no me gusta caer en tópicos, así que he querido continuar con la línea narrativa que suelo seguir en mis sesiones, y aportar fuerza a la modelo, que por lo demás, está estupenda con el precioso vestuario de Lady Aguja.

La sesión completa, como siempre, la podéis ver en mi web.

Transcifixión

20 septiembre, 2012 Deja un comentario

Mery crucificada por BalaNegra
Modelo:  Mery – Maquillaje:  Raquel Álvarez

Cada sesión es una divertida aventura, y ésta fue otro satisfactorio viaje a un mundo paralelo.

La crucifixión  llevaba tiempo rondándome la cabeza. Pero no quería caer en el tópico de la mujer desnuda crucificada, ni en la crítica fácil religiosa. Quería referirme al simbolismo del sacrificio, del holocausto (en su acepción segunda según la RAE, un acto de abnegación que se realiza por amor…)

Mery me pareció la modelo ideal para esta sesión, es una persona seria en quien se puede confiar, y además le gusta experimentar con conceptos artísticos diferentes, sin miedo a arriesgar.

Para las ataduras, conté de nuevo con Dave Cuerdablanca. Debo reconocer que el tiempo se nos fue volando y apenas tuvo tiempo de trabajar, pero nos desquitaremos en una sesión posterior.

Una vez más la idea es presentar al personaje desde fuera, en la calle, para acompañarle más allá de sus pensamientos y sus sueños. Y, como en ocasiones anteriores, una sorpresita para el final, muy metafórica en lo que al “holocausto” se refiere.

Técnicamente nos enfrentamos a varios retos diferentes. Por un lado en exteriores, la hora en torno al mediodía, que resolvimos buscando la sombra y con reflector y difusor. Por otro lado, en la habitación donde hicimos las fotos la luz era claramente insuficiente y no destacaba a la modelo, así que improvisé un snoot con cartulina negra para resaltarla, y puse un exposición larga para captar la luz ambiente mortecina, y a la vista están los resultados.

El maquillaje y el peinado, a cargo de Raquel Álvarez, los detallistas podéis verlo perfectamente en algunos primerísimos planos.

Nos inspiramos en la poesía de Alejandra Pizarnik, una poetisa argentina admiradora de Rimbaud y Mallarmé, dos poetas en cuyos escritos también nos hemos inspirado anteriormente.

El título es una mezcla de las palabras  “Crucifixión”, y “Trans” de “transformación” o “trans” en su acepción sexual, es decir el cambio de sexo. Las razones, las veréis  en la sesión.

Espero que la disfrutéis.

Atropellando ángeles, gentes envenenadas

14 junio, 2012 Deja un comentario

Atropellando ángeles; gentes envenenadas

Atropellando ángeles, gentes envenenadas

Modelo y maquillaje: Andrea Navarrete

Volvemos de nuevo a las sesiones fetish que tanto me gustan; en esta ocasión con Andrea Navarrete, una modelo dulce y con la que ha sido un placer trabajar.

La idea era presentar un personaje que rezumara poder, con cierto aire de tiranía, darle a su vez un matiz erótico, y que transmitiera un pasado irrecuperable, tal vez inmoral, doloroso, o inmerecido. Jugamos con algunos elementos icónicos como una gorra militar que emula las de los nazis de la Segunda Guerra Mundial y con una muñequita, para inducir al espectador a preguntarse hacia dónde nos lleva el personaje, aparentemente amoral, pero tal vez frágil hasta el punto de refugiarse en un mundo infantil y onírico.

Para la sesión conté con “Dave cuerdablanca”, experto en Shibari, que se encargó de las ataduras.  Dave nos comentaba que hay personas que precisamente experimentan una liberación absoluta al ser atadas y perder el control de lo que sucede a su alrededor. ¿Sería este el motivo por el que este personaje aparece atado? ¿Busca una liberación interior? Dejo esta reflexión al espectador.

Al principio pensé en realizar la sesión en estudio, pero la sentencia de Roland Barthes “cada fotografía es una aventura” estaba continuamente en mi cabeza, e hizo que me decidiera a abandonar la “seguridad” del estudio para alquilar una pensión y crear así un entorno subjetivo, pero creíble, que complementara al personaje. Además así podía crear mejor la historia al estilo que me gusta, presentando un personaje desde fuera para ir ahondando en su interior según nos acercamos con él y le acompañamos.

Técnicamente usé un flash con una ventana en exteriores para dar más volumen y presencia a la modelo en la calle, equilibrándolo con la luz ambiente. En interiores comenzamos con un esquema de dos flashes para la zona más interior de la habitación, para luego quedarnos con uno solo a 30º cuando colocamos a la modelo más cerca de la ventana.

“Atropellando ángeles, gentes envenenadas” surge del poema de Jaime SabinesEl mediodía en la calle“, en el que me inspiré para crear el personaje y dar título a la sesión.

Alas perdidas, sueños sin mañanas

30 abril, 2012 Deja un comentario

Fotografía de Zazu por BalaNegraModelo:  Zazu – Maquillaje:  Raquel Álvarez

Arthur Rimbaud  es sin ningún lugar a dudas uno de mis autores de cabecera y poetas favoritos. Enfant Terrible, poeta maldito, rebelde, indómito… cuando Zazu contactó conmigo y vi su perfil fue el autor en el que pensé para inspirarme, porque creo que hay algo de Rimbaud en ella.

Zazu es una modelo a la que le auguro gran proyección. No se asusta ante nada, todo lo hace fácil, y tiene un gran potencial. 

Me inspiré en el trabajo de dos magníficos artistas expresionistas que han producido obras de gran erotismo: El pintor de principios del siglo XX Egon Schiele, y un fotógrafo al que admiro: AKif Hakan.  Ambos tienen en común algo que me fascina particularmente: La alta carga de tensión emotiva que reflejan sus obras, y que se transforma en erotismo.

Así que decidí abordar el proyecto desde la vida interior del personaje, cándido y rebelde al mismo tiempo, enfrentándole a su propia soledad, al alcohol, a sus propios sueños.

Hicimos la sesión en dos partes, la primera en exteriores, donde nos llovió (es la tercera vez que intentó hacer fotos en este sitio y nos llueve) y donde usé un esquema con un solo flash rebotado para dar volumen y presencia al personaje. Como la temperatura de color del cielo era bastante elevada, los 5000K del flash quedan incluso cálidos.  Soplaba el aire tan fuerte que hubiéramos podido volar como Mary Poppins. La segunda parte la hicimos en interior, ya calentitos, para emular “la casa” del personaje donde queda sólo y se enfrenta a sí mismo. El maquillaje, a cargo de Raquel Álvarez, fue acertado e impoluto. Un trabajo excelente a mi juicio.

Una vez finalizada la primera historia, aprovechamos para realizar una segunda parte de estética más fetish y menos conceptual, con un esquema habitual de 3 flashes con uno directo de recorte. Empezaron a surgir ideas que el tiempo no nos dejaría probar, así que cuando acabamos la sesión nos quedamos con la idea de continuar otro día, porque puedo asegurar que merecerá la pena.

Caperucita Caperucita… ¿Dónde vas, Caperucita?

19 marzo, 2012 1 comentario

De todos es conocido el personaje del cuento que Charles Perrault inmortalizara a finales del S.XVII. Tras la sesión de “Inocencia Salvaje” con Mery, me quedé con la idea rondando en la cabeza de “tengo que hacerle una sesion de Caperucita”, y busqué la forma de llevarla a cabo.

Quería realizar una nueva reflexión sobre el cuento sin traicionar la idea original, dándole un matiz erótico, pero sin caer en tópicos (Caperucita porno, lobo chico malo, etc, etc.) Así que nos dirigimos a un monasterio abandonado allá por Guadalajara, y tras un camino bordeando las lindes de un riachuelo cargado con flashes, pies de estudio, paraguas y demás, y rodeado de innumerables insectos y moscas pegajosas, llegamos a nuestro destino.

Un amiguete me había hablado del “idílico” paseo hasta el monasterio, pero para mí fue un suplicio de calor y bichos que continuamente me tenía que quitar de encima a manotazos. Cuando se lo conté, se partía y me llamaba “urbanita”.

El lugar era todo un poema, sólo había un punto de acceso porque actualmente tiene peligro de derrumbe, y habían bloqueado el resto de accesos.  Explorando las ruinas, descubrí en una de las alas del monasterio una especie de habitación alargada y negra como la boca del infierno, por la que entraba una luz tenue y mortecina a través de un ventanuco al fondo de la estancia que era rápidamente absorbida por la profunda oscuridad. En su interior las moscas zumbaban con una furia que yo hasta ese momento sólo había oído en las películas de terror. Estoy convencido de que había al menos un cadáver allí dentro. Afortunadamente no lo vi, sólo espero que no fuera de un humano.

Y en este paraje hicimos la sesión, comenzando en los alrededores del monasterio y terminando, ya sin luz apenas, en el interior. La vuelta por el camino sin luz y con unas linternitas de led fue toda una odisea cómica, teníais que ver a Diana, la maquilladora, saltando ante las arañas gigantes que se cruzaban ante sus chanclas…

La reinterpretación de nuestra historia gira en torno a la figura del lobo, por lo demás ausente en la sesión. ¿Quién es el lobo? Hay que tener en cuenta que la posición de la mujer en el siglo XXI no es la misma que en el XVII, así que no me quería centrar tanto en el “chico peligroso” del cuento original como en las situaciones desconocidas, el peligro original del cuento sobre el bosque, en este caso trasladado al monasterio.

Así que creamos una Caperucita alegre, erótica y juguetona que corretea y juega cándidamente por las lindes del campo, pero que cuando se echa la noche encima se va, insensata, por un camino oscuro, desconocido, quedando en el interior del monasterio con un final incierto… ¿Dónde va Caperucita? Que cada uno piense lo que quiera.

En el apartado técnico, usé un esquema de dos flashes con CTO y CTB en contraluz respectivamente, lo que se observa sobre todo en las últimas fotos, que proporciona a las fotos una apariencia como de “ilustración de cuento” realzada por el colorido de la luz.

Para acompañar la sesión en la web, he usado un poema de Gabriela Mistral.
Y la guinda del pastel es una melodía compuesta especialmente por Fernando Guggiana para la ocasión ¡Todo un lujo!

¡Espero que os guste!